Septiembre del 2006

Cuatro mujeres para Adán

Por Liliana García Domínguez - 29 de Septiembre, 2006, 14:14, Categoría: Género

MARÍA

María, la moral, la suprema virtud.
Bajo este aspecto se aparece la cuarta mujer a los ojos de Adán.

Esta suprema virtud se encarna en las madres.
Las madres se hacen cargo de transmitir costumbres y usos; manteniendo viva la llama de la cultura.
Verifican que las normas de urbanidad formen parte de sus hijos, como si fuesen una segunda piel.
Es por eso que también se asocia este nombre con el de la patria o el de la naturaleza.

Es curioso que el nombre provenga de la palabra mar, pues es el mar origen y final de la vida.
Es también el agua que diluye las formas y modela la tierra... que es -en definitiva- de la materia de que estamos hechos.

Será tarea de Adán lograr que cada una de estas mujeres, que son una y única, aflore en aquella que tienen a su lado.

ELENA

Elena, la afectiva, la sentimental.

Representa, en los arquetipos femeninos, todo aquello que es envolvente.
Como un abrazo que cobija. O que ahoga.

Es la otra faceta "inferior" del alma, junto con Eva.
Puede dar rienda suelta a todas las emociones: el amor, la dulzura, el resguardo, el cobijo, la ternura, el sostén, la compañía, el entendimiento, el perdón.
Pero puede también convertirse en la encarnación de las Furias mitológicas: el odio, la aspereza, la indiferencia, el abandono, la cerrazón, la venganza.

Como ocurre en casi todas las relaciones, su forma de estar-en-el-mundo dependerá del trato que se le dispense.
Queda, pues, en manos de Adán decidir qué
Elena prefiere.


SOFÍA

La sabiduría... Así se presenta esta segunda mujer a los ojos de Adán.

¿Qué es ser sabia?
Callar a veces, y otras andar zumbando como abeja.
Respetar tiempos a veces, y otras convertirse en tromba.
Dar cobijo a veces, y otras ausentarse (con aviso previo).
Brindar un hombro donde descansar a veces, y otras convertirse en motor.

Sofía es sabia, pues intuye -casi siempre- qué necesita Adán... simplemente porque lo ama.

Y si va de la mano con Eva, será también espontánea.
Una virtud algo escasa en los tiempos que corren.
Pero que Adán identifica.
Porque Eva-Sofía han nacido de su costado.

EVA

Versátiles, seductoras, maternales, tiernas, aguerridas; fieles oyentes, compañeras empedernidas.
Nosotras, las mujeres.

Según la tradición judeocristiana, nacimos de la costilla de Adán, el primer hombre.
Para estar siempre cerca de su
corazón y aliviarle las penas.
Para estar cerca siempre de sus pulmones, y convertirnos en parte del
perfume que respira.
Para cubrir sus espaldas con nuestro
abrazo, si lo necesita.
Para guardar y cuidar lo más preciado que posee: la
vida.
Para
caminar a su lado.

Como arquetipo, Eva es instintiva.
Representa la impulsividad. Y también lo espontáneo, la femineidad llevada a su máximo exponente.
A veces complace. A veces asusta.
Todo depende de Adán.


Contacto: lilianagardom@gmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Cuatro hombres para Eva

Por Liliana García Domínguez - 29 de Septiembre, 2006, 14:10, Categoría: Género

Los hombres que las mujeres quieren

Una buena cuestión.
¿Sabe alguien qué queremos las mujeres?

La sociedad y sus mandatos dictaminaron que el hombre ideal es el príncipe azul, el héroe de los cuentos que llega al rescate... de no se sabe qué.
Puede tener algo del
villano, pero en pequeñas dosis, como para hacer algo más salerosa la vida juntos. Pues si se excede, jamás será parte de nuestra vida otra vez.
Debe mostrar mucho de
galán, para no perder la magia del primer encuentro... aunque, si hubo magia, ésta no se pierde: sólo se transforma.
Y debe conservar el
niño que fue, para poder acunarlo de vez en cuando, retarlo de vez en cuando... como hacen todas las madres. Que no es justamente para lo cual están juntos.

Es decir: lo que queremos es un santo.
¡Menudo papel le ha tocado en suerte!
Algo así como un ser esquizofrénico que se muestre tal cual necesitamos nosotras que se muestre en el momento que nosotras decidimos.

Es momento de aclarar algunas cosas: ni los hombres son de Marte ni las mujeres somos de Venus; ni los hombres son tan indiferentes ni las mujeres tan dedicadas; ni los hombres tan pensantes y razonadores ni las mujeres tan sacrificadas ni emocionales.
Simplemente porque no hay extremos.

Hay, sí, personas que se aman.
Un hombre y una mujer que van construyendo esa relación con lo mejor que saben.
Y van aprendiendo de esa construcción no solamente sobre el otro, sino sobre sí mismos.
Que es lo máximo que podemos pedir a quien nos acompaña en este camino del amor.

EL NIÑO

Sorprendido y curioso.
Travieso.

Es el Adán que vuelve a ser niño.
Tierno sin debilidad, inspira mimos, abrazos. En oleadas.
Curioso frente a la realidad circundante, se empeña en re-conocerla hasta el final. Sin medir riesgos.
Sorprendido por lo que encuentra, decide investigar lo que tiene delante, hasta despanzurrarlo.
Travieso porque se salta algunas reglas impuestas, como corresponde.

Y se presenta con bolsillos llenos de maravillas que ha encontrado por aquí y por allá, que ha ido coleccionando sin orden aparente.
También trae
regalos: una recuperada inocencia, la broma sutil, la palabra exacta en el momento justo.

Imperdibles momentos fugaces, pues los mandatos aprendidos suelen ser más fuertes.

De la relación que Eva establezca con su Adán, dependerá que este niño también forme parte de la magia de la unión.

EL GALÁN

Buena presencia.
Bien parecido y proporcionado.
Airoso y gentil.

Con suspiros varios y secretos, el galán siempre es bien recibido entre las damas.
Una mirada por el rabillo del ojo permite espiar sus movimientos: corteses, simpáticos, con atención ostensible.

Es el Adán que corteja a las mujeres, a todas y a cada una.
Su urbanidad no le permite otra conducta.
Regala flores, cede el paso, festeja con gracia masculina las ocurrencias de su compañera de turno.

Abre las puertas a la magia del príncipe azul, del héroe encantado de los cuentos de hadas.
Y como ellos nos invita a pasear en un mundo maravilloso, en el que todo es posible.

Que ese mundo de maravilla y portento coincida con el real dependerá de Eva.
Y solo de ella.

EL VILLANO

Encarnación maniquea del mal más profundo, el villano se erige como el opositor al héroe.

Opositor en doble sentido: por vivir en las villas o pueblos alrededor de los castillos, y por no recibir la misma educación caballeresca.

Con el tiempo, se convirtió en el malo de la película.

¿Cuáles son las características que lo hacen tan definitivamente perverso?
La mentira, la incomunicación, la indiferencia, la soberbia, la envidia, la venganza.
Considerar que las mujeres y los otros hombres están solamente a su servicio.
Creerse rey de la creación y ombligo del mundo.
No detenerse jamás a reflexionar sobre las consecuencias de sus actos.
Jamás.

Como siempre, la moneda tiene dos caras.
Y Eva puede (aun sin querer) convertir en villano al héroe.
Sin embargo, es muy difícil obtener el efecto contrario.
A pesar de todo lo que nos hayan contado a nosotras, las mujeres. Por siglos.

EL HÉROE

Conservadores o revolucionarios, enigmáticos, seductores, paternales, afectuosos; sensibles -a su pesar-, impetuosos, compinches a rajatabla, acogedores en sus abrazos.
Ellos, los hombres.

Según la tradición judeocristiana, Adán fue amasado con el polvo del Edén.
Para tener siempre los
pies sobre la tierra. Y hacernos aterrizar a nosotras, las mujeres.
Para
peregrinar los caminos y conocer.
Para
sortear los obstáculos.
Para
guiar y conducir.
Para
amar a quien nació de su costilla. Y brindarse sin tapujos.

Desde siempre fue necesario resaltar los valores del héroe.
No simplemente por las continuas guerras, sino porque ciertas virtudes lo acompañan: desapego, solidaridad, temple, templanza, apoyo, soporte, austeridad.
Amor, espiritualidad, humanidad, coraje.

Sabiduría, muy especialmente.
Para ponerse la armadura si es preciso e imprescindible.
Para quitársela cuando vuelve a casa: los brazos de aquella a quien él ama.

Todo dependerá de Eva.

Publicado originalmente en la sección "Cómo se dice, cómo se escribe" de La Buena Nueva (www.labuenanueva.com)  en el mes de agosto 2001

Contacto: lilianagardom@gmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Artículos anteriores en Septiembre del 2006

El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog